¿Qué haces para innovar?

“Innovación” es una de las palabras más utilizas hoy en día. Me encanta la innovacion especialmente por lo que es; no únicamente  un proceso concreto, sino además todas esas pequeñas contribuciones que vienen de cualquiera en la organización (no únicamente los CxOs).

Hay diferentes formas de trabajar en la innovación: estimular a los empleados, mejorar los procesos, mejor comprensión y gestión de requerimientos de los clientes, nuevas estrategias, … todos puede ser innovación.

Me atrevería a destacar tres reglas específicas para la innovación:

  1. Es un modo de hacer las cosas, no una técnica ni un proceso.
  2. Requiere de una clara estrategica, mentes creativas y esfuerzos continuos.
  3. Toda la compañía, y especialmente los CxO, deben participar en la innovación. No funciona únicamente algunas personas lo intentan.

Vale, todo el mundo innova, pero ¿qué hacemos exactamente cada uno de nosotros para innovar?

Hace unos días lancé esta pregunta a mi red de contactos en LinkedIn. He de confesar que soy un fanático de este portal de networking; cada día encuentro gente creativa, con muy diferentes puntos de vista y experiencias muy enriquecedoras.

He recogido todas estas aportaciones, que podéis encontrar resumidas en la siguiente lista. Os invito a darles un vistazo, son realmente intenresantes.

  • En aquellos proyectos en los que simplemente se reutilizan procesos e información, introducir nuevas ideas constantemente para atraer la atención del usuario final.
  • Extrare el máximo provecho de las diferentes opiniones y la diversidad de ideas.
  • La innovación no es una prioridad para la Directiva, y por lo tanto, es necesaria una doble jerarquia en la empresa para que la innovación sea posible: por un lado la Dirección y por otro, la experiencia.
  • Suprimir las barreras entre clientes y empleado. Compartir y discutir los segmentos de conocimiento a través de PLC.
  • Escuchar.
  • La innovación no es lo que los innovadores hacen, es lo que los clientes y usuarios adoptan.
  • La innovación no se debe forzar. Muchas veces las ideas más simples son las mejores.
  • Es necesario sentido común, conocimiento, creatividad, mentes abiertas y una actitud positiva.
  • Hacer muchas preguntar y pensar bien antes de responder.
  • Estandarizar el léxico y el lenguaje para evitar problemas de comunicación y malentendidos; de este modo es posible contar con las opiniones de todas aquellas personas que pueen aportar algo interesante.
  • Ser totalmente responsable de las situaciones y aceptarlas tal como son. Entender como se ha llegado hasta ese punto y hacerse responsable de ello. A partir de aquí, dejar fluir la mente, explorar nuevas vistas y hacer nuevas conexiones.
  • Mirar hacia atrás, reflexionar sobre lo que se está haciendo y reflexionar olvidando lo que se ha hecho hasta ahora. Generar nuevas ideas sin influencias del camino recorrido.
  • Aprender, aislar lo aprendido y volver a aprender.
  • Integrar la innovación con la estrategia gobal de la empresa.
  • La Dirección debe involucrarse activamente en los procesos de innovación.
  • Innovar únicamente si crees que el mercado lo necesita.
  • Hay que arriesgar. Ser flexible pero prudente.
  • La Dirección debe preguntar “Qué” y “Por qué”, pero nunca “Cómo”.
  • La innovación tiene que basarse en los planes: presupuestos, calendarios,
  • Convertir ideas en proyectos innovadores.
  • Cooperar con organizaciones de I+D.
  • Conseguir los recursos necesarios: humanos y materiales.
  • Integrar la cultura de la innovación en la empresa.
  • Hay que separar dos visiones completamente opuestas en la empresa: los que hacen ganar dineros y los que ayudan a éstos a hacer ganar dinero.
  • Utilizar sistemas de gestión de ideas.
  • La innovación está estréchamente ligada a la calidad de los análisis, el diseño de las soluciones y la capacidad para transformar las ideas en soluciones tangibles.
  • Es necesario un equipo de personas que conozcan perfectamente los frutos de la innovación y la importancia de la persistencia.
  • Se necesita una cultura que invite al cambio.
  • Es importante medir los resultados de la innovación y mostrarlos.
  • La innovación comienza cuando dos ideas sin conectar coinciden. La gente creativa tiene la facilidad para conectarlas más rápidamente.
  • Hay que mapear ideas y preguntarse como éstas se relacionan con los procesos que estamos llevando a cabo.
  • Premiar la creatividad de los empleados para que promuevan soluciones creativas e innovadoras.
  • Creatividad, previsión y flexibilidad.
  • Empezar imaginando, desarrollar el resultado como algo creativo y convertirlo en innovación.
  • Para pensar en innovación es preciso: desacuerdo con el estado actual de las cosas, curiosidad y coraje.
  • Hay que encontrar la combinación exacta de estimulación, entorno, inspiración y energía.
  • La innovación no es solo una parte de la creatividad.
  • La innovación es el producto de un entorno particular y es posible crear este entorno.

 

Cómo redactar tu CV de forma clara y eficiente

A la hora de desarrollar nuestro Curriculum debemos tener en cuenta muchos factores referentes al contenido y presentación de éste. En muchas ocasiones, un primer vistazo a nuestro curriculum puede proporcionarnos una posición privilegiada respecto al resto de candidatos, o por el contrario descartar nuestra candidatura.

La elaboración del documento debe considerarse como una proyección propia, donde incluiremos particularidades que nos desmarquen de otros de candidatos. Sin embargo, la adopción de convenios y normas preestablecidas hace que la lectura y comprensión del mismo sea más sencilla y amigable.

PRESENTACIÓN

La forma gráfica y textual debe ser adoptada dependiendo de las particularidades que presente el puesto al que ostentamos. Por ejemplo, el contenido visual de un curriculum que se dirije a un puesto como diseñador artístico puede verse complementado por unos sencillos elementos gráficos, mientras que un curriculum que debe ser presentado para un puesto como director de sistemas debe contemplar formas simples y discretas.

El formato del texto debe ser claro y conciso, huyendo de tipografias rebuscadas que probablemente en otro contexto resultarian agradables, pero en este caso pueden hacer que el documento parezca demasiado denso.

Por último, en la mayoría de los casos la longitud total del documento no debería superar las dos páginas. Solo debemos citar aquellos detalles que sean especialmente relevantes para el puesto. Si es necesario ampliar información sobre algún punto concreto, será el demandante quien nos lo haga saber.

CONTENIDO

– Fotografía
Normalmente el propio demandante exigirá que incluyamos una fotografía. Si no es así, puede resultar adecuado tomar la iniciativa incluyendo esta referencia gráfica, mostrando así una buena presencia, y a la vez, ayudando a crear un ambiente más personal.

En ningún caso se deben incluir imagenes divertidas, aunque el ámbito profesional se caracterice por sus rasgos informales o ambiente juvenil.

Es recomendable incluir una fotografía tomada con vestimenta seria (en la mayoría de los casos será suficiente una camisa). La expresión de nuestra cara debe ser relajada y a la vez fresca, denotando naturalidad y seguridad.

– Datos personales
Como norma general incluiremos nuestro nombre completo, lugar y fecha de nacimiento y diferentes métodos de contacto (teléfono, correo ordinario, e-mail, …). Salvo que la empresa lo exiga, y recurriendo al criterio propio, no se debe incluir el NIF u otros datos estrictamente personales.

– Formación
Reflejaremos cualquier título o curso que pueda ser válido para el puesto al que aspiramos, distinguiendo entre titulaciones oficiales y diplomas entregados por otras entidades, acompañando siempre de la fecha de inicio y finalización.

– Idiomas
Uno de los áspectos más importantes a la hora de solicitar un empleo es constatar un buen dominio de los idiomas. Listaremos todos aquellos considerados como oficiales, incluyendo el nivel escrito, hablado y leído (técnico y conversación si fuese necesario).

– Experiencia laboral
Existe un eterno debate sobre la importancia de incluir actividades no relacionadas con el puesto al que ostentamos. En la mayoría de los casos resulta irrelevante la experiencia laboral en un ámbito totalmente diferente al que ocupariamos una vez obtenido el puesto. Sin embargo, puede ser valorable incluir ciertas actividades que denoten empatía, experiencia en el trato con clientes, etc.

Las actividades deberán enumerarse brevemente sin detenerse en demasiados detalles. De nuevo será el demandante quien solicitará información detallada en caso de ser necesario. Se debe acompañar cada experiencia con la fecha de inicio/final, puesto ocupado y empresa contratante.

Es una buena idea incluir los convenios de colaboración educativa, prácticas en empresas y becas. En ellas se refleja el interés en el desarrollo profesional.

– Conocimientos específicos
El CV debe ser confeccionado específicamente para el sector y tipología del puesto al que aspiramos. Probablemente no resultaría muy adecuado confeccionar un curriculum para un puesto como psicólogo, en el que incluiriamos habilidades ligadas a esta profesión, y presentar este mismo documento para acceder a un puesto como ingeniero de sistemas.

Es por ello que deberemos hacer especial énfasis en el apartado de conocimientos específicos (titulado acorde al contenido), donde listaremos aquellos valores que podamos aportar a un puesto concreto, incluyendo descripciones breves y concisas.

– Otros datos
En este apartado incluiremos datos de interés que no tengan cabida en los puntos anteriores. Por ejemplo: carné de conducir, aficiones o cualidades personales.